Malteando cebada para hacer cerveza (II)

Me he basado en lo leído en varios sitios, fundamentalmente estos:

Hoy he puesto en el horno a parar el proceso de germinación de parte de la cebada. Han pasado 7 días desde el comienzo. Cada día cogía la cebada, la humedecía y removía. He cometido dos errores:

  • He separado el grano en dos recipientes. De esta forma puede ocurrir, como así ha sido, que germine a dos velocidades.
  • Uno de los recipientes tenía una tapa hermética. Esto ha hecho que el grano permaneciese demasiado húmedo y que no germinase hasta que he permitido la entrada de aire. De hecho, el que no estaba hermético tenía un olor agradable, dulzón, mientras el otro olía un poco ácido, señal de uela cosa no iba muy bien.

Para corregir en lo posible el problema, he dejado sin tapar los recipientes y he dejado de humedecer el grano que estaba mas mojado (antes había separado el grano chungo en dos recipientes, de los cuales uno ha ido mas rápido que el otro, pues era donde estaba originalmente el grano que fue bien desde el principio.

Tras aclarar que el acróspire es la parte del tallo que no ha salido (en unos lados hablaba de que es parte de la raíz y crece hacia abajo y en otros que ha de salir hasta una longitud de entre medio y un grano), y que ha de tener ese tamaño pero dentro, he tenido que  cortar varios granos por la mitad para ver la longitud del acróspire y determinar que, efectivamente, hoy había que cortar el proceso de germinación de la primera tanda de cebada. Me ayude de una lupa, que uno ya no ve como antes ;-).

Antes he seleccionado el grano, pues había algunos que estaban enmohecidos, otros tenían hongos desde el principio (ambos los he tirado) y otros no habían germinado lo suficiente (los he juntado con los otros granos). Es un proceso un poco pesado pues se hace prácticamente grano a grano. Como truquillo se puede coger un pequeño grupo de granos unidos por las raíces, pues suelen estar bien (los chungos suelen estar más sueltos porque no han crecido convenientemente las raíces).

Luego lo he puesto en una bandeja de horno y los he metido dentro intentando mantener una temperatura entre 35 y 39 grados, cosa que no siempre he conseguido. Creo que había menos temperatura a veces. Así lo he tenido 3,5horas y luego lo he puesto a unos 80 grados (realmente no llegaba) unos 30 minutos desde el comienzo de subida de temperatura (vamos, que a 78 habrá estado unos 15, 20 min). Al alcanzar esa temperatura, el cristal del horno se empaño, con lo que esta haciendo que efectivamente se seque el grano. Las raicillas aparecen más secas. He mordido unos granos, pero los veo húmedos todavía, así que lo voy a dejar 10 min mas. Huele estupendamente, como a bizcocho o galleta particularmente cuando subía la temperatura a los 80 grados.

Lo que me ha quedado claro que esto no puede hacerse comenzando a las 7 de la tarde teniendo que trabajar al día siguiente…

Venga, lo dejo otros 10 min. Lo vuelvo a probar y siguen estando algo húmedos. Como es muy tarde, apago el horno y lo dejamos dentro del horno para que termine de secarse.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s